martes, 5 de abril de 2011

El Crack de 2009

Ahora os quiero presentar un libro escrito por 49 autores, entre los cuales me encuentro yo. Es un honor para mí estar entre escritores tan reconocidos como Lorenzo Silva o amigos como Ramón Alcaraz, Lola Buendía o María Monjas. Todo ello auspiciado por el trabajo impecable de Noemí Trujillo Giacomelli.

Se trata de un libro recopilatorio de historias relacionadas con el crack de 2009, 49 formas, ángulos desde el que contar la cara humana de la crisis. Lo podéis adquirir a través de esta página. También encontrareis información de todos sus autores, y fragmentos de algunos de los relatos. Por último decir que "El Crack de 2009" será presentado en el festival de Vilapoètica, al que os vuelvo animar que asistáis.

"La igualdad de la riqueza debe consistir en que ningún ciudadano sea tan opulento que pueda comprar a otro, ni ninguno tan pobre que se vea necesitado de venderse." Jean-Jacques Rousseau

4 comentarios:

Neogeminis dijo...

Felicitaciones por la presentación!...me imagino que el tema de la crisis económica dará para sacarle mucho jugo.

Un abrazo.

Mark de Zabaleta dijo...

Tras el crack del 29, el crack del 2009...que da para muchos comentarios y análisis de lo que pasó (en "inside job"...). Enhorabuena por vuestro estudio.

Mark de Zabaleta

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Gracias Neogeminis, sí, la crisis da para mucho, a nivel humano hay muchas historias que se podrían contar.


Mark, sí, da para muchos comentarios. Este es más bien un estudio humano sobre las consecuencias de un desastre económico.
Por cierto, vi ayer por fin el famoso documental, no me reveló nada nuevo, o demasiado interesante. Se centra demasiado en el mundo financiero cuando la crisis es una crisis global con múltiples motivos, no sé, quizás para abordar el tema de los bancos y tal resulta un buen trabajo. Pero tampoco dice nada nuevo que no se haya podido leer en los periódicos durante los últimos tiempos. Este documental se debería de haber estrenado el 2006, no ahora, cuando ya todo interesado sabe de los timos de los banqueros.

pichiri dijo...

A lo largo del año 2008, fecha en la que inauguré mi blog y de ahí en adelante, hasta la exasperación, he venido denunciando o mejor vaticinando EL MAL LLAMADO CRACK DE 2009, SEGUN VUESTRO LIBRO, PORQUE SU INICIO COMENZÓ BASTANTE ANTES Y DESDE LUEGO, NI HA TERMINADO, NI CREO QUE TERMINE, COMO POCO, ANTES DEL 2019 Y OJALÁ ME EQUIVOQUE. Generalmente, en mis entradas, he culpabilizado de lo que se nos avecinaba, al Gobierno Socialista, por su falta de previsión ante un fenómeno que era EVIDENTE y del que, aunque no lo hubiesemos podido eludir, si podiamos haber llegado mejor preparados, tomando las medidas necesarias mucho antes de que nos afectase con la virulencia que lo está haciendo, Ahora ya, sin que tu mismo pueda dudarlo. En uno de mis post de hará algo mas de dos años, me hiciste un comentario que trascribo "SIN AÑADIR NI OMITIR NI UNA SOLA COMA, NI SIGNO ORTOGRÁFICO:
"No estoy de acuerdo en, absoluto, con los que opinas. Y sobre todo, estoy en contra, eso es lo que me molesta, de los mensajes apocalipticos de ahora y los ayeres gloriosos que son del todo irreales tanto CUANDO SE HABLA DEL PRESENTE COMO DE HOY. Lo peor es que no solamente es uno sino muchos los que hacen los mismo."

Ya vés como nuestros incompetentes miembros del gobierno, a pesar de haber sido advertido por muchos, según tu mismo reconoces, jamás quisieron escuchar nuestras advertencias.
Tu tampoco me creiste y tachaste de "mensajero apocaliptico". Espero que para evitar que tus cultisimos amigos
cometan el reiteradisimo error de imvolucrar a los empresarios en la responsabilidad de la crisis y el culpabilizarlos de las drásticas medidas que se están tomando, les aconsejes que lean mi entrada de fecha 13-11-2010, titulada "Somos los Campeones Mundiales", donde encontrarán la verdadera causa de nuestros males, auspiciados, entre otras cosas, por unos logros sociales de pacotilla, y como las otras muchas cosas no vale la pena ni citar, porque seria improbable que causaran efecto a los que no quieren ver, ni quieren oir, seria absurdo Predicar en el Desierto.