domingo, 23 de agosto de 2009

Se acabó la ciencia

Concluido el sábado (casi el domingo también), sé que algunos participantes no iban a poder leer hasta el lunes los textos. No os preocupéis, voy a dejar la foto de la lista en el lugar dónde está durante dos días: así resultará más fácil encontrar los sábados. Vuelvo a comunicar que las llaves esperan encontrar a un nuevo conductor. Quien desee participar que me lo diga mediante un comentario o un mensaje a mi correo electrónico. Si es alguien que hace mucho que no conduce, o que no lo haya hecho nunca, mejor.

Personalmente me he sentido muy arropado en la travesía en la que ha habido, como en muchos viajes, turbulencias extrañas. Ya hemos llegado a nuestro destino. Y aquí estamos, vivitos y coleando. Por mi parte quiero daros un consejo: (me voy a permitir este lujo ya que he sido el conductor) que los siguientes textos de los Sábados Literarios de Mercedes se cuiden más de tener faltas de ortografía, errores gramaticales o alguna incoherencia argumental grave. No se trata de que poseamos un estilo parecido al de García Márquez, o seamos tan ingeniosos como Roald Dahl. O escribamos con la corrección de un filólogo hispánico. Si hay algún error de palabra, no pasa nada. Si el estilo no es el más adecuado, tampoco. Si el relato es un aburrimiento, no siempre uno es tan ocurrente. (Y aquí me incluyo yo mismo)

Sólo os aconsejo lo que más arriba he dicho, ser un poco más cuidadosos. Sobre todo porque hay mucha gente que se esfuerza en participar y en escribir bien. La mayoría habéis sido unos gratos compañeros de viaje y creo que hemos aprendido mutuamente. La ciencia es para mí un campo minado de historias increíbles y enigmáticas. Un terreno donde pueden florecer obritas geniales.

Un abrazo a todos los científicos literarios.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Muchas gracias por todo Juanma. Si me pasas las llaves... Voy a incluir un post en mi blog con algunos cambios en los Sábados, más que nada para no tener ahí al conductor o la conductora todo el día pendiente de las entradas y que podamos disfrutar de esto de forma más ordenada.
Oye, muy bien lo que dices: que cada cual escriba a su estilo, pero vamos a cuidar que el equipaje (sencillo y personal) no lleve manchones ni descosidos.
Un abrazo y millón de gracias.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

¡PUES NO TE DOY LAS LLAVES!!

jajaj, es broma. Muchas de nada por todo, me alegra leer esos cambios que anuncias. Encantado que voy a por las llaves...


(¿dónde me las he dejado?)



¿aquí?



¿será por aquí?

tampoco, pufff




Ya me estoy cansando






Es que tengo una cabeza,







¿Pero bueno, qué estaba buscando?

Ah, sí, las llaves...



Aquí están, Mercedes, son todas tuyas...
ya hacía tiempo que no conducías.


Besos,
Juanma