lunes, 16 de marzo de 2009

Los humanos que leían demasiado


Sienta como una patada en los huevos que no te cuenten el final de una historia, que te quedes sin saber qué pasa después de tantos minutos angustiado mientras calentabas el asiento con el pompis ejercitado del gimnasio. A muchos, les pasa eso mismo, leen porque en cuanto ojean unas líneas desean saber en qué acaba todo, si muere el protagonista rubio de los ojos azules o el siniestro empresario con barriga resultante. O el lector, que todo podría ser. Después de preguntarme porqué escribo, (me lo pregunto todos los días y nunca tengo una respuesta exacta) me dije: ¿por qué leo? Leo porque me gusta. Al menos, eso lo tengo claro, me digo yo. Leo, porque me gusta leer. (Yo no estoy seguro de que me guste escribir) Pero esa respuesta es un poco raquítica ya que enseguida, por deducción no demasiado humana, salta la eterna cuestión, ¿por qué te gusta leer?  

 En definitiva, disfruto con cualquier acto de creación o intento de refabricar la realidad mediante una elipsis descomunal y decorarla con apariencia bonita. ¡Ponte serio! ¿me pongo serio? Leo porque soy Dios. (Más loco que serio). Mientras mis ojos observan una palabra, se alimentan de una idea; puede ser bonita, fea, aburrida o desternillante, pero en definitiva me satisfago de ellas y eso es algo maravilloso. Y terrible al mismo tiempo. Leer me permite detener el pensamiento, acelerarlo, pausarlo, encauzarlo cuando uno sólo rumia en las piernas bonitas de la camarera o en los labios del chico que se sentó a tu lado en la biblioteca. Lo mismo puedo hacer con el tiempo, y con los personajes. Puedo volver atrás, matar mil veces a la esposa indefensa o hacer el amor cuántas veces desee, sin cansancio, sin que llegue el amanecer injusto, sin los gatillazos, con una Fermina Daza... Las posibilidades son tan numerosas que el Cine se convierte en una chuchería, en un mero postre. Mientras leo –ya lo he mencionado antes– soy Dios, después de leer, soy el hombre que, quizás, leía demasiado. ¿Estás en el mismo bando que yo?

..........................................................................................

La imagen la he tomado de este blog: http://monica-dreamsbook.blogspot.com/

37 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

ohhh! Amor en los tiempos del cólera. Preciosa historia.

Yo no me siento dios cuando leo.

Me gusta leer, pero lo que me gusta. No me gusta leer cualquier cosa, como tampoco disfruto viendo cualquier película, ni escuchando cualquier música, ni comiendo cualquier comida.

Nunca se lee demasiado

Buenas noches Juanma :)

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Uno de mis autores preferidos es Márquez, así que estoy de acuerdo, y también en que a uno no le gusta leer cualquier cosa, jaja, es evidente.

Pero sí creo que a veces se lee demasiado, o igual cuando se ve demasiado cine, mis efectos son una especie de mareo raro, jaja. Pero yo no les hago caso, sobre todo cuando leo... porque entonces me siento dios,

Un saludo y buenas noches,
Juanmaa

L.N.J. dijo...

He estado buscando, , pero no la encontré, una frase de Arturo Pérez Reverte, que decía más o menos así:

" Soy un buen escritor porque me alimento de todo lo que leo, si no fuera por ello, no podría escribir nada "

Espero no dar ninguna patada,!!! ayyyyyy !!!!.

Saludos.

Ardilla Roja dijo...

Hola, buenos días :)

Exacto L.N.J. tiene razón, o Reverte. Uno se alimenta de todo lo que lee. Aunque para ello no haya que leerlo todo.

Siempre digo que leer, tiene que ser un disfrute. Me he comprado libros que me han resultado tan indigestos que no los he terminado. Cuando me pasa eso, busco otras lecturas que me satisfagan. Por fortuna la oferta es grande.

Monica dijo...

Me alegro que te guste el dibujo. Siempre que me menciones puedes poner los que quieras.
Para mí siempre mejor un libro que una peli, porque la imaginación es algo grande. Yo antes siempre me acababa los libros que empezaba. Ahora, si no me gusta lo dejo, porque hay tanto que leer...
Enhorabuena por el blog!

Ave Mundi Luminar dijo...

Estupendo texto !!.

Nutrirse de las palabras para alimentar la realidad que existe y olvidar el teatrillo de los sueños.....

Escribir... leer... alimentarse de sensaciones y dejar que reinen... historias en las que sentirse Dios por un momento ...

Yo pondría tu texto como primera página de los textos de esa literatura en ocasiones "cansina y descafeinada" que quizá construida por androides para futuros androides, reina en nuestro sistema educativo.

Un abrazo.

Mari Carmen dijo...

Nunca me he preguntado por qué leo -sí el por qué escribo-. He leído desde que tengo uso de razón. He leído hasta la saciedad y nunca he quedado saciada. He leído tanto y tan variado que me siento afortunada de poder hacerlo y en varios idiomas, además. Leo porque a través de la lectura vivo las vidas de los otros, convirtiéndome a mí misma en un protagonista más.
Leo porque me da la vida. Quizá nunca escriba nada que merezca la pena, y no pasaría nada, pero qué qué sería de mi sin literatura...

Un abrazo

Teresa Cameselle dijo...

¿Si estoy en tu mismo bando?
Pues sí, ¿voto a bríos!

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Lourdes, (espero no equivocarme con los nombres,xD) no creo que des ninguna patada, me parece la frase es así, es razonable pensar así, me parece que Gabriel García Márquez y otros muchos escritores hacen lo mismo. Es alimento, alimento... y cuando está bueno, pues mejor que mejor. saludos y gracias por tu aportación, saludos

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Ardilla, estoy de acuerdo contigo, no hay que leerlo todo. El placer es lo primero, y si hay textos que se te resisten es mejor dejarlo, como has dicho, la oferta es descomunal. A veces es mejor esperar, pues a mí ya me ha pasado que un texto del que no tenía muy buena experiencia, pasado el tiempo (dos años o tres) me encantó.

Saludos Ardilla, te hago un té para esta tarde que te veo muy agusto por mi blog, gracias por las visitas.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Mónica, gracias por decírmelo, estaba "preocupadillo" porque en los derechos que estaban arriba en la derecha de tu blog ponía que no se podía copiar, ni distribuir ni nada de nada. jaja. Pero bueno, por eso mencioné tu blog, me parecía lo más justo. Muchísimas gracias por prestarme la imagen. Quizás coja más en el futuro. Un saludo,
Y sí, el cine, con respecto al trabajo de la imaginación, se queda muy atrás de la lectura.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

¡Cuánta razón tienes, Ave! Los textos androides de grandes autores. yo a veces pienso que han cogido los textos más "leñosos" de cada autor... de verdad, porque después con el tiempo me he ido dando cuenta que muchos escritores que los taché tienen obras más dinámicas, divertidas e incluso mejor escritas. ¡Lo que hay que ver!
Saludos Ave, gracias por la visitilla,

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Mari Carmen, qué gran suerte poder leer en varios idiomas. Yo sólo me atrevo con el francés un poquitín, pero todavía no he dado el salto que me permita realmente disfrutar. Ahora estoy aprendiendo inglés, para lo mismo, en fin, poco a poco.

Un beso,
Juanma

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Teresa, jaja, lo apunto, lo apunto.
Saludos,

Fauve, la petite sauvage dijo...

Sí. Yo quiero ser la mejor lectora del mundo.

Juan Carlos dijo...

Magnífico texto y muy cierto.
Y también es espléndido el diseño de tu blog. ¡qué envidia!

XoseAntón dijo...

Un buen tema, apasionante.

¿Por qué leo, por qué escribo?, no mejor al revés... ¿Por qué escribo?, porque leo... Ni así me convence. :)

Nunca busqué en los libros historias, no me atraen, ni las películas tampoco. Nunca seré un buen escritor, porque no soy un buen lector. Creo que es la curiosidad y el placer lo que me motiva; descubrir algo, aprender una cosa nueva es un enorme placer. En multitud de ocasiones me he perdido leyendo, cuando el tema abría puertas que luego no podía cerrar ahí estaba dándole vueltas al asunto. En vez de continuar con la lectura, me iba por los cerros de Úbeda buscando respuestas.

Para leer prefiero un ensayo, pero no rechazo una buena novela (si es ingeniosa y con humor, me sentiré agradecido con el autor). Para escribir lo que se me ocurra en ese momento y si consigo aunque no sea más que una frase satisfactoria, me siento como un niño con zapatos nuevos.

Saludos, Juanma.

Luz dijo...

Estoy en tu mismo bando, aunque sé que no puedo expresarlo tan bien.

Susana dijo...

Muy ciertas tus palabras, sí señor. ¡Yo también estoy en tu bando!

Besos

Serio Y. Pérez dijo...

No estoy de acuerdo. Dios es el que escribe, y aunque a veces trato de imitarlo, yo sólo leo.

Paco dijo...

Hola Dios lector,
Te puedo decir que me gusta leer pero menos que escribir. Cuando escribo puedo hacer y deshacer "entuertos". Meterme en el personaje del relato, o simplemente creerme con derecho a decidir sobre lo que debe decir o sentir. ¿Eso es jugar a ser dios? (en minúsculas). No creo que se me ha ido la pelota.

Leer, escribir son dos caras de la misma moneda.
Las dos cosas son necesarias, al menos para mi.

JuanMa muchachote, creo que todos disfrutamos de nuestras creaciones, sean escritos, dibujos o fotografías.
Y otra cosa, eres un lector "malvado". ¿Cómo es que te gusta "volver atrás mil veces y matar a la esposa..." (jeje)

Jope que rollo te he soltado, como que acabo de ponerme en el portátil y eres el primero que he pillado...
Que pases una buena noche, leyendo o escribiendo como mejor te venga de gusto.

Un abrazo flojito que todavía me duele el brazo izquierdo.

SeaSirens dijo...

Me ha encantado tu verborrea...jeje.

Pues yo no te puedo contestar al respecto, porque escribir, lo hago por necesidad (necesidad por escupir lo que siento) y leer, pues sí, me gusta, pero ha de ser algo que me vaya, que me interese. Como la poesía.
No acostumbro a interesarme por largas historias, a menos, ya digo, que traten de algo que me interese.

Besitosss chocolatito!!!

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Serio, supongo que todo dependerá qué consideremos Dios, gracias por pasarte.

Sea, yo soy de los que me gustan más leer que escribir, así que tú entras en el pack de Paco al que también le pasa lo mismo. PAco, no te preocupes por ese abrazo, espero que todo mejore, mientras tanto te doy un poco de chocolate que me ha dado Sea (gracias, Sea) y no soy tan malvado, porque si lo fuera sería dos veces pérfido-sátiro-guarro- jajajaa.

Saludos,
Juanma

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Fauve y Juan Carlos,
Gracias por pasaros. Yo también quiero ser el mejor lector, ¿hacemos competición?

Juan Carlos gracias por halagar mi blog, la verdad es que al final no me he quedado demasiado satisfecho,

Hasta pronto,
Juanma

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Xosé, no sabía de tus gustos literarios. Eso que te gusten más los ensayos que las novelas es raro, pero al menos, necesario. (pienso yo) Me he llevado una sorpresa.
Gracias por dejarte la piel en el comentario, jaja, nos vemos! ciao

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Luz y Susana, ¡Ya somos más en el bando! qué bien, qué bien!

Sandra S dijo...

Hola Juanma!! Totalmente de acuerdo, no sólo con tu opinión sobre leer, también sobre que García Márquez es uno de mis preferidos.
Yo no leo todo, solo aquellas cosas que me dejan un buen sabor o de las que puedo aprender algo. Los escritos estériles prefiero pasarlos por alto. No tengo un estilo preferido, tanto puede ser un poema, una novela o algún estudio interesante sobre cualquier tema. Hay tanto para aprender que no alcanza una vida, eso es lo bueno de la literatura.

Gracias por tus palabras y por estar presente.

Un abrazote inmenso desde esta calma que tanto añoraba.

estela dijo...

hay un regalo en mi blog para ti.

un abrazo

Dorotea dijo...

Vaya, Juanma, ahora resulta que he paseado al Dios lector en mi humilde carroza, y yo,lectora obsesiva, repetitiva con nocturnidad y alevosía, sin enterarme. Discrepo, además, si el puesto del Dios lector ya está ocupado por ti, ¿de qué me serviría creer que lo soy yo? Mi enfoque particular es que un libro sólido, muchas veces extenso y no muy nuevo, me ofrece un mundo blindado contra sorpresas. Sé lo que sufrirá la segunda Sra. de Winter, tengo la seguridad de que Darcy recapacite y se enamore de verdad de Elizabeth Bennet... Leo y releo y me vuelvo a enamorar del héroe y hasta de la heroína si consigo identificarme con ella. Las lecturas nuevas me tienen que convencer mucho, mucho para que me entregue con el mismo abandono a sus tramas. Ya hablaremos de eso algún día en Arroyo.
Un beso con genuflexión.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Bueno Dorotea, yo soy más bien politeísta así que aquí cabemos todos. Además, tú, con tu nombre, no me podras negar que no eres una diosa leyendo, vamos, incluso, te pasa como a mí, que sobre todo ama la relectura, aunque la intriga del qué pasará es un recurso que debemos utilizar los escritores.... Muy buena reflexión, esto de leer es un mundo que debemos analizar con un poco de más profundidad. Creo que ya hay varios libros que se dedican a ello,

En fin, eso, hablaremos de ellos, pero de Dios a Diosa, (yo me elijo a Hermes, que me encanta) y tú? venga, saludos
Juanma

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Sandra, suscribo todo lo que dices.

Yo suelo tener un sarao al leer que no es normal. Leo varias cosas al mismo tiempo, ultimamente me estoy imponiendo un poco de disciplina ya que de mi antigua forma no había manera.
Ahora leo uno de cada género: Poesía (ahora leo un libro de Vicente Alexaindre) de cuentos leo uno de hemingway, Novela le a Julio Cortázar, y de ensayo o así tengo bastante con la carrera pero también me gusta leer varias cosas sobre la novela hispanoamericana o la española. En fin, creo que debo discipliname aún más.

Saludos,
Juanma

pichiri dijo...

Juan Manuel, yo como siempre con la franqueza que ya conoces en mí, pienso que hay muchas mas posibilidades de sentirse "dios" escribiendo que leyendo. Si lees, tienes que aceptar lo que otros digan; si escribes, es cuando puedes hacer y decir lo que te de la gana y si al día siguiente quieres matar al mayordomo en vez de al galán de ojos azules, solo tienes que borrar o modificar el párrafo, mientras que si lees, siempre, siempre, encontrarás lo mismo.
Lo bueno que tiene leer, es que tus intimos criterios quedan en la impunidad, mientras que si escribes puedes ser centro de las críticas de los demás. Es por eso por lo que generalmente, salvo yo y muy pocos, se empieza a escribir con ese temor y no se dice lo que exactamente se quiere decir, porque se adorna tanto para no herir susceptibilidades que ya ni el que escribe reconoce el mensaje que pretendia transmitir y claro, entonces si que dejamos de ser "dios" porque nos invade un temor. Pero ya vés, eso me extraña en tí, que te considero entre los pocos que como yo, escriben con sinceridad. Demos una oportunidad para que los demás tambien se sientan "dioses" con sus críticas o por encima de los dioses con su silencio.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Yo es que pienso que si escribes, debes conformarte con tu pensamiento, con tus ideas, y por mucho que quieras ser Dios siempre deberás conformarte con tus limitaciones personales. En cambio, si lees, está a tu alcance el pensamiento "petrificado" de todos los demás, de cientos de autores con ideas geniales y uno sólo debe sentarse a leer tranquilamente, pudiendo si quiere, renunciar a las ideas o tomarlas. Por eso, me siento más dios cuando leo que cuando escribo. Estas limitaciones que tú comentas son esas que impiden de alguna forma ser dios, aparte de que sólo cuentas con "sólo cerebro" leyendo cuentas con casi el infinito...

De todas maneras, no quería comparar en este texto la escritura con la lectura, sino sólo contestar a la pregunta de "por qué me gusta leer"

Un saludo, muchas gracias por pasarte por mi casita,

CASANDRA dijo...

me encanta leer, aunque siento que me hace falta cada vez más tiempo para todo lo que me atrae, muchas veces por simple curiosidad, por necesidad de saber y conocer.Leer en internet, es una debilidad absoluta por todo lo que se nos va ofreciendo a cada paso: se aprende, se conoce, se descubre. A veces se ve de una manera lo leído y después de un tiempo, se ve de otra, lo que resulta fascinante también. En cuanto a escribir.... a veces es como respirar. No importa por qué, pero lo tengo que hacer, resulte bueno o malo, es mi necesidad y placer. Muchos cariños.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Casandra, yo cuando veo la biblioteca me da una pena inmensa el no poder leer todo lo que quiero, me gustaría poder detener el tiempo.

En, pongámonos a escribir!
Saludos,
Juanma

pichiri dijo...

Quedo enterado, satisfecho y convencido.
Un abrazo.-

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Pichiri, te tengo abandonado ultimamente, a ver si en un futuro no muy lejando me paso por tu blog para leer tus palabras,

Saludos,
Juanma