domingo, 25 de octubre de 2009

LA BELLA INUTILIDAD (no es una Burger)

Tengo lágrimas en los ojos. Se deslizan. Me conmueve el trinar de una madre, las acciones inútiles. Cada vez que veo la ineficacia realizada con esmero, con amor, se zarandea un pequeño cachito de mis tripas. Es como encontrar el porqué del estar viviendo. Si todo fuera comer, respirar, cagar, mear, follar y dormir apaciblemente la vida sería mucho más fácil. La vida sería como una Burger reluciente. Esponjoso pan al que me veo tentado con darle un bocado: caer en la trampa de saborear el regusto de la bobería. Y por ese bocado todas las noches me convierto en bulímico, en deseo infinito de expulsión de semejante bodrio. Pero no es tan sencillo como meterse los dedos en la boca, ni tan sólo basta con emborrachar el hígado. Quizás haya que acercarse a la barandilla de hierro fría y saltar por los aires. O convertirse en salvaje que ríe por las tonterías, con los chistes malos, que llora difícilmente por nada, que se destruye a sí mismo a cambio de expulsar ese pedazo de Burger tan apetecible, tan asqueroso. A cambio de estar viviendo.

11 comentarios:

Mercedes dijo...

Juanma...
Tengo abierto el correo y la tarde entera para ti.

gustavo dijo...

me sugiere tu entrada una vivencia...
mi jefe 8trabaj0 de pe0n en la albañileria) es de l0 mas mal0 en cuant0 al trabaj0...es ...n0 me gusta c0m0 trabaja y c0m0 l0 hace...per0 me call0 y sig0 para adelante. decir que el me trata bien. decir que y0 rind0.
per0 me call0 y sig0 para adelante.
salud0s

Mercedes dijo...

Juanma, te guardé una silla en mi blog.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

De vueltas con las letras, me congratulo, pero...
ese vómito de burguer, esa baranda de frío hierro, ese como agotamiento, y las dudas inmensas, saludables, o soñar harto sin soñar, dejarnos ir... no sé, me atraganto de inquietantes sospechas.
Respirara hondo necesitamos, para tragar lo infumable, no rendirse cuesta, a lo mejor me equivoco.
Bsito cariñoso, hasta cuando quieras, natalí

Alosia dijo...

No se que decirte realmente.
Quizas recordar la letra de la cancion " gracias a la vida" de Mercedes Sosa que tanto me gusta. Estoy cargadita de virus y la cabeza nada despejada, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de saludarte porque me pareces una persona sensible y cohereente.
Un abrazo. Alosia

Susana dijo...

Jo, Juanma. Yo tampoco sé muy bien qué decir al respecto de lo que acabo de leer. Sólo que no hay nada que no pueda lograrse buscando el apoyo de todos los que te quieren y están a tu lado. Fíjate qué curioso: yo, que ni siquiera te conozco, te echo de menos cuando tardas un tiempo en escribir en tu blog, y creo eso ya te convierte en parte importante de vida y de mi día a día. Así que ¡a la mierda los Burguer, y sobre todo a la mierda la barandilla! Como ha dicho Mercedes, mi correo y mi blog están ahí para lo que necesites.

Ah, y te mando uno de mis besotes que son esponjosos y dulces, pero sin grasas saturadas ni azúcares refinados.

Maat dijo...

La vida es mucho más que esos infinitivos que citas en tu escrito. Y a veces se hace difícil e intransitable. Pero hay que vivirla. Aunque sólo sea por el trinar de esa madre...

Un abrazo grande, Juanma.

Maat

P.D. Si en algo puedo serte útil, sabes dónde encontrarme. No lo dudes.

mar dijo...

Pues la facultad de emocionarnos y conmovernos es lo que nos define como personas, si con esos infinitivos estuviera todo dado la vida sería como una burger como tu dices, siempre igual y sin novedades.
Saber que nuestra existencia bascula entre felicidad y tristeza nos ayuda a relativizar la tristeza y a aprovechar los momentos de felicidad, al final son sentimientos que se complementan y que no podrian existir el uno sin el otro.
Como decía el escritor frances Gustave Flaubert para ser cronicamente feliz, uno debe ser absolutamente idiota tal vez esto sea un poco radical pero como él decía en "buenas noticias"
"nunca hay que temer la tristeza ,
ni la soledad ,
ni el dolor,
pues son la prueba de que existe la alegria,
el amor y la calma,
son buenas noticias.”

Un beso de Mar

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Bueno, no os preocupéis, no me voy a tirar por el balcón. Era sólo una reflexión sobre la vida que escribí hace bastante tiempo.
En general viene a decir que si hacemos lo que la vida nos pide, lo que la vida espera de nosotros, la vida será "fácil" feliz con nosotros si con ello no nos damos cuenta de que no es la vida la que nos tiene que pedir (Como decía Mar que decía Flaubert), sino todo lo contrario:
Somos nosotros quienes tenemos que pedir a la vida, quienes tenemos que aportar algo diferente a las reglas y EL atreverse es algo peligroso, pero es la única forma que sé para sentir que estoy viviendo (YO).

En fin, no me hagáis demasiado caso,
Muchas gracias por vuestro apoyo, normalmente cuando estoy mal de verdad no suelo expresarlo en el blog, porque si estuviera así no tendría demasiadas ganas de escribir y leer blogs.
Gracias de nuevo, uno siente el cariño incluso a través de estos chismes,
Saludos,
Juanma

Daniela dijo...

Hola, te he apenas descubierto y añadido a los blogs que pretendo seguir en los siguientes días. De inmediato me llamó la atención tu texto sobre la hamburguesa y debo decir que ya lo he leído varias veces, antes de osar escribir algo aquí. A pesar de que no he entendido exactamente la relación entre la ingestión/digestión de la hamburguesa con los sentimientos y emociones hacia la vida, me pareció muy bello e interesante asociar ambos elementos. Espero leer más; iré hacia abajo en tu blog...

Maat dijo...

Hola Juanma.

Me alegro que fuera algo que escribiste hace tiempo.

Hubiera estado bien que lo advirtieras en el post.

Maat