sábado, 2 de mayo de 2009

Sabados de Mercedes. Tema Libre: Barquito a la deriva.

Esta es mi aportación para el Sábado Literario que vuelve a conducir Ardilla, a modo de advertencia diré que fue un intento de burlarme, de divertirme a costa de esos críticos sesudos del arte (sobre del contemporáneo) que a veces no parecen estar muy bien de la cabeza. Para mí, que soy un defensor de arte abstracto, me costó mucho de mi propio honor (pero sobre todo me divertí) pues me di cuenta de que yo también padezco la enfermedad de “la fascinación por lo nuevo”. Podría haber escrito mucho más sobre esta obra maestra que mi prima pequeña realizó hace un año, pero tampoco era intención aburrir al personal. Sin más dilaciones, os dejo con ella.

clip_image002

BARQUITO A LA DERIVA by Laura

Laura es una niña de cinco añitos que realizó esta fotografía.

Crítica

¿De verdad que sólo es un barquito a la deriva? Fíjese bien, muy bien. Por mí, como si necesita mirar cada grano del suelo para descubrir el secreto de esta fotografía. Cuéntelos si hace falta. ¿Sabe ya el número exacto? O mejor dicho, ¿se ha dado cuenta de que está enfrente de algo que se convertirá en obligado estudio para los estudiantes de fotografía?

Déle tiempo al tiempo, pero si el tiempo es precisamente lo que le escasea, si la espera va a resultar muy difícil para su más difícil paciencia, entonces, lea estas líneas que en caso de no hacerle bien, tampoco le sentarán mal.

La claridad poética de esta obra es asombrosa. Quién no puede apreciar ese movimiento de las olas insinuado por el gratino pardo, quién no se da cuenta de esa metáfora descomunal sobre el origen del mundo: un mundo de mares revueltos pero donde el Futuro contaminante secará hasta la mismísima sal entre las arenas de un desierto eterno. Laura ha conseguido resumir todo eso y mucho más en una elipsis fotográfica sobrenatural.

Es sin duda, una obra maestra digna de imitar para las siguientes generaciones. Sólo hay que observar y ya, de repente, se encuentran multitud de significados diferentes. Por ejemplo, la oscuridad del fondo, como si desde un mar bravío se acercara una tormenta de nubes negras.

Incluso más interesante podría ser la interpretación que le podemos dar a esa oscuridad si tenemos en cuenta que es un mar de arenas, evaporado hasta la última gota. ¿A qué se debe esa oscuridad en pleno día, y en plena tierra? ¿Os recuerda a algo? Sí, a Moisés, a las siete plagas de Egipto que asolaron de un modo inexorable el país del Nilo. Una de ellas, era la noche mediante un eclipse solar eterno. Es increíble cómo una niña pequeña haya logrado alcanzar tal profundidad en una sola instantánea, logrando aunar el problema medioambiental que sufre el planeta, con el Apocalipsis bíblico y la generación primera del pueblo de Israel cuando se liberó del yugo egipcio.

Sin embargo, hay algo que te estarás preguntado. ¿Qué pasa con la barquita? La barquita es el centro, somos nosotros. El centro, porque en un alarde de sabiduría guiña al Renacimiento, pero al mismo tiempo es, en realidad ,una representación de nosotros mismos en forma de una pequeñez desamparada en medio de la inmensidad. ¿Es casualidad haber elegido un barco pequeño en medio de esta inmensidad? No, nada es casualidad, y menos cuando es tan evidente que Laura ha querido reflejar al mundo civilizado como algo insignificante ante el designio destructor de la Naturaleza.

Aquí y allá, en una espera inevitable. Entre las creencias que creemos salvadoras, la autora de esta fotografía ha elegido un curioso lugar para que los humanos aguardemos la catástrofe que se nos viene encima. ¿Otra casualidad? Imposible.

Exacto, el suelo, la baldosa corriente de un suelo corriente. Una vez más, el destino y polvo de la humanidad no merecen siquiera descansar sobre una flor, ni dentro de una copa de bronce, ni encima del ordenador ultra-tecnológico recién salido al mercado…Como en la famosa cita: Polvo eres, y en polvo te convertirás; aunque aquí el polvo descansará sobre el suelo corriente, para que después te barran y te frieguen con la lejía que compraste la semana pasada.

Crítica escrita por Juan Manuel Rodríguez de Sousa

24 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Anda hijo! Con primos así quien quiere críticos. Eres capaz de vender esa foto por lo que te de la gana.

Un día vi en un reportaje de la tele,como colaban en ARCO un cuadro que habían pintado a diez manos y con los dedos, críos de dos años en una guardería.

Puesto que no estaba a la venta, la del reportaje preguntaba a la gente cuánto por él. Se oyeron cifras de vértigo y alguno incluso preguntó si era obra de (no recuerdo el nombre) porque era buenísimo.
Yo solo veía una gran mancha jajajaja

Gracias por participar JuanMa.
Un abrazo

Susana dijo...

Eres genial, Juanma. Tu ensayo es estupendo. ¡No sé qué más puedo decir!

Un besote

Balamgo dijo...

Observo que con tu escritura, eres un gran defensor de tus ideales.Eso es estupendo.
Un saludo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Metafísica pura, Juan. M, chico.
Flotando en el mar de arena, en médio del hielo, de la baldosa del WC, en médio de todas las dudas??? el delicioso barquito infantil. !Toma yá! Eso si que es calar jondo, y que se quiten los críticos sesudos que no tienen ni idea.
Bravo a la niña, foto para pensar en aquello de: ¿de dónde venimos y a dónde vamos?
!Save! ironía, y que no decaiga.

Carmina dijo...

a mi si te soy sincera me cuesta mucho ver las explicaciones detras de un cuadro abstracto, pero si me lo desmenuzan asi, veo hasta lo que no esta pintado... muy bonita tu critica... por cierto si vendes la foto, la barca e incluso algo mas me avisa... pero nunca se te ocurra vender a la autora, no mates a la gallina de los huevos de oro

chonoman dijo...

Yo quiero un primo como tú.
Una critica, una reflexión...muy profunda, seguro que tu prima no creyó que su foto iba a dar para tanto.
Un consejo: guarda la fot y tu comentario y daselo a tu prima cuando sea mayor, te aseguro que flipara.
Beostes^.
Paola

tag dijo...

Hola Juanma
Eso que te ha contado la Ardilla, el video lo tengo puesto en mi blog en un post de enero, que hablaba de Arco 2009.
Es verdad, es increible.
Respecto a la foto del barquito a la deriva, hay que ver la imaginación tan portentosa que tiene mi niño, y como ves hasta donde no hay.
Te auguro un buen futuro como critico de arte.
Un besazo

norma dijo...

Pues es el primer contacto pero no te pierdas, que si compartes mi gusto por el Gabo Marquez eres mi ídolo.ja ja ja. Me gusta como ves donde nadie ve cosas, que tienes una imaginación propia de persona joven con mucho futuro por delante, te felicito por lo que estudias que te lleva mucha concentración, y mucha lectura. Un abrazo cariñoso bien grandote.

Maat dijo...

Hola Juanma: ¿Un intento de burlarte? ¿Qué será cuando te lo propongas en serio? Tranquilo. No te has quedado en el intento. Prueba superada y con creces.Un relato muy sesudo.

Por cierto. No se te olvide guardarlo acompañado de la foto.Dentro de unos años tu prima no podrá ni creérselo. Garantizado.

Un abrazo.

Maat

Mercedes dijo...

Un escrito magnífico. Me ha parecido una metáfora muy elaborada que puede hablar de cualquier historia nuestra. Yo la he sentido y he rescatado entre líneas todo aquello con lo que me identifico. Muy bueno, Juanma. Vas perfilando muy bien y eres muy original en tus escritos. Tienes un buen futuro como escritor, sin duda.
besos de mar en calma.

Luz dijo...

Tié cojó... todo lo que sabe Laura, qué barbaridad¡¡¡¡
Eres bueno, niño. Y sabes también escribir laaaaaaaaago.
Jjajajajajjaja.

mar dijo...

Creo que como vendedor tendrías el futuro más que asegurado, con esas explicaciones creo que lo he visto todo en esa foto.
Cuando dentro de unos años tu sobrina sea capaz de entender tu relato se va a quedar impresionada, porque orgullosa seguro que ya lo está de tener un tío como tu.
Un saludo de Mar

norma dijo...

No quiero quedar excluida de tu listado de seguidores, me uno a tu blog si me permites.

alfredo dijo...

Hola, Juan Manuel:
Divertida Crítica de la Crítica, aunque te han faltado referencias a la composición, simetrias, equilibrios, masas y compensaciones, el mensaje está captado desde la irónia más descriptiva.

Tema delicado este, el del Arte y su interpretación, no tanto el de la Narrativa en el que te mueves con soltura envidiable.

Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Mágnífica crítica. Estoy a punto de comprar esa gran obra. Has sabido ver en ellas cosas que ni yo misma me he dado cuenta. Contigo facilmente podría vender mis obras; siempre que a ti te gustaran.
Un beso

Any dijo...

Con semejante crítico Laurita tiene su futuro de artista asegurado :)
Admiro tu poder de observación, estás en todos los detalles!
Nada mas difícil que ser "crítico" de arte, si es que de verdad existe esa categoría...
un abrazo

Celia dijo...

¡Anda que...! Me ha parecido genial y me recordó aquello de "nada es verdad ni es mentira, todo es del color del cristal con que se mira".
Y es que tienes más razón que un santo (que según me han dicho, es lo que res, majo,majo).
Todo depende de quien haya tenido la genialidad de una aportación artística. Si está firmado por D. Plimpum, reconocido pintor, haga lo que haga, es una obra de arte inigualable.
Me ha encantado tu relato y la sabiduría con la que lo has narrado.
Un abrazo, amigo.

gustavo dijo...

seguramente la niña f0t0grafa n0 se liaria c0m0 y0 al buscar d0nde dejarte estas palabras. seguramente las hubiera escrit0 encima 0 al lad0 0..d0nde a ella el buen saber la diera a entender. y ese lugar seria, sin ninguna duda, el adecuad0. n0 c0m0 y0, que en estand0 el siti0 de l0s c0metari0s abaj0, me he vuelt0 l0c0...l0c0? c0m0 n0s liam0s l0s human0s llamad0s may0res¡¡¡¡
gracias. un bes0 pa la f0t0grafa.

XoseAntón dijo...

Aparte de lo negro que se está poniendo el cielo, avecina tormenta para el pobre barquito, la niña es un genio; se ve que tiene mucho talento, Juanma. Lo que digan los críticos es lo de menos.

Un genial tema para este sábado.

Saludos, amigo

Teresa Cameselle. dijo...

Me has recordado a esos locos que encuentran mensajes bíblicos en todas partes, jaja. Bueno, mejor dicho, a eso me recuerdan la mayoría de los críticos cuando se ponen así de sesudos y rebuscados.
Un beso.

dijo...

Me la haz vendido, y en muy buena ley, excelente texto.
Tere.

Quien Sabe... dijo...

Hola Juan Manuel,

Sorry, pero no había podido pasar antes.

El relato es genial, estoy totalmente de acuedro con chonoman... Y yo tambien quiero un primo así ;)

Un beso

Mad el Mago dijo...

Me encanta, se te olvida algo esencial, el color rojo del barco, lo único que destaca ¿y porqué el rojo?, ¿intenta decirnos la debilidad que tenemos ante la vida y lo vulnerables que somos?¿es el rojo una señal de peligro?...

Divertido.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, un saludo, un beso y un abrazo,
juanma