domingo, 9 de mayo de 2010

Mi amigo Peter


Siempre me ha gustado volar en sueños, en la realidad de los ojos cerrados, en la oscura racionalidad de la infancia. Me duermo con la ilusión de vivir aventuras, con la intención de no olvidarlas en el desvelo. Esa es la razón por la que me vendo los ojos en medio de la calle, ando ausente. Ya me di cuenta desde niño que actuar como un adulto es un aburrimiento. Y por eso no quise crecer, ni aprender las manías de los mayores. No quiero andar recto, ni mirar el reloj, ni alcanzar la solemnidad que tanto detesto. Cada vez es más difícil resistir al empuje de la vida autómata que nos han marcado, el camino gris. Aunque todavía mantengo la esperanza. La esperanza de que un niño me despierte y me ofrezca la mano para saltar de la ventana y viajar al País de Nunca Jamás.

Recordando a J. M. Barrie en el 150 aniversario de su nacimiento.

10 comentarios:

Lely Vehuel dijo...

El pais de nunca jamas,que maravilloso,exelente.Hacía tiempo que no escribia en Peregrino de Sabiduria,es que hay tanto por hacer todos los dias.Tienes una invitacion para pasarte por mis sitios, te espero para Peregrinar algo.Un abrazo y mucha luz,hasta pronto...

Neogeminis dijo...

Tampoco es bueno negarse a crecer como lo hizo el buen Peter, mejor es de vez en cuando animarse a darse una vueltita por el país del Nunca Jamás...para después volver radiante.


un abrazo.

tag dijo...

Eso nos gustaría a todos, no hacernos mayores y no entrar en ese mundo aburrido y lleno de normas y leyes.
Pero puedes intentar ser diferente y no perder nunca ese espiritu de libertad y aventuras que tienes en sueños.

Un besito

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Algo de síndrome olfateo en no querer crecer. Es inevitable soñar y crear un país de nunca jamás adulto, caben juegos, cabe rabia, cabe amor y furia, cabe ternura y queja, dosis de libertad, creación, cabe vuelo y nadar.
Ya nos tardabas en deleitarnos, Juan Manuel, bsitooo, !ave!

Teresa Cameselle. dijo...

Sigue soñando, si eso te hace feliz, y cualquier noche de estas... volarás, volarás, volarás....
Un beso, Juanma.

Cuarentañera dijo...

Crecer no es malo, lo malo es perder la inocencia,la imaginación las ganas de jugar.Todo ello hay que mantenerlo sin tener miedo a madurar porque ¿quien dijo que crecer es no poder salir a jugar con Peter? yo lo hago y tengo muchos añitos...

Aredhel dijo...

Cuánto desearía volver atras y recuperar lo perdido... o perder lo ganado. Gracias por estas hermosas palabras.

Hasta la próxima

gustavo dijo...

A TEN0R DE ESTA ENTRADA, JUAN MANUAL...LLEVABA UN0S 5 DIAS INSIPID0...¿SABES C0M0 ME HE DESPERTAD0 DE ESA INSIPIDEZ?
AMANECIEND0 AL MUND0 DE L0S SENTID0S, DE LAS EM0CI0NES CUAL NIÑ0
DE MAY0R, Y0 QUIER0 SER NIÑ000
SALUD0S

عمَر dijo...

yo como gustavo, de mayor quiero dejar de serlo... alejarse de la infancia no creo que sea madurar, si no acercarse al país del olvido, y yo particularmente prefiero refugiarme en neverland, puestos a elegir... o viajar al planeta del principito y echarle una mano con su rosa, atravesar espejos y encontrarme con la reina blanca para hablar del tiempo, volar, soñar y no dejar nunca de imaginar...
besos infantiles, abrazos esperanzados

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Gracias, por esos abrazos, y esos besos,

Y las hadas, existen.