miércoles, 29 de julio de 2009

Maratón criticona de verano (1 tanda): Chéjov, Stevenson, Umbral, Poesía Árabe y Moro.

 

Primera tanda (5 libros)

Echaba de menos comentar algunos de los libros y películas que veo. Últimamente mi talante de crítico literario ha flojeado bastante por eso de cierra la boca y come, critica menos y escribe más. Más abajo inicié una lista de los libros que llevo leído este año. El método no es infalible porque tal lista hay que tenerla actualizada y yo llevaba casi un mes y medio sin colocar mis lecturas correspondientes, (la vagancia que uno trae adherida en el verano). Al final las he podido recordar casi todas  dejando en el banquillo dos o tres libros que cogí de la biblioteca y que han quedado olvidados. Me gustaría comprar todos los libros que leo, de este modo el olvido no sería tan inminente, pero para eso debería trabajar, y si trabajo no dispondría de tanto tiempo para leer. Conclusión: no olvidarme de hacer una lista. (Enlaces en violeta para conocer mejor al  autor o su obra).

Dicho esto, que casi no interesa nada ni a nadie, (más que a mí) comienzo esta maratón criticona. El violín de Rothschild y otros relatos (Anton Chéjov) es un libro imprescindible de este autor también imprescindible. El mismo cuento que da título al volumen, o el modernísimo de “El hombre enfundado” son realmente excepcionales. Casi me ha gustado más este tirón de cuentos que la más famosa saga de La señora del perrito y otros cuentos. En contraposición nos encontramos con El club de los suicidas (R.L. Stevenson); una novela corta de escaso valor literario, (eso es lo que me pareció). No me gustó, sobre todo el estilo, aunque debo reconocer algunas ideas muy originales y por extensión, perdonarlo pues fue este autor quién escribió la Isla del Tesoro. Absuelto entonces.

Si deseáis leer una novela para disfrutar de su estilo, de frases magistrales, de sorpresas gramaticales, de innovación y de un vocabulario exquisito os envío directo al mundo de Francisco Umbral. Hace un año leí una novela suya: El Giocondo que no me agradó demasiado, pero quedé conmocionado con la belleza de su lenguaje literario, esta vez, con más suerte me tope a Las ninfas. Una novela, quizás de las más cercanas a la ficción pura (aunque Umbral siempre toca su vida), graciosa, triste, real e imaginaria, subjetiva y que especialmente disfrutarán los escritores dado que gran parte de la obra discurre sobre la dudosa vocación de escritor del protagonista y algunos personajes secundarios. Las ninfas las fui alternando con una Selección de Poesía Árabe de sus autores capitales. Si os place voy a colocar algunos poemas que me sorprendieron por su belleza y sobre todo por su modernidad (teniendo en cuenta que los autores van del siglo IX al XI).

Debemos vernos sólo después del anochecer. / El sol es un chismoso, pero la noche/ Un chulo cuyas cortinas de burdel/ Protegen muchas citas.

.......

Sin llamarla, su imagen se curó,/ Mi pérdida cambió en una sensación/ de cercanía.

El sueño es una vieja puta que trae a mi/ amor a la cama/ Desde donde ella cálidamente descansa,/no importa lo lejos.

De Abdullah Ibn Almu’tazz

 

Ella abandonó mi lantiente corazón,/ Y éste forcejea en el lago de la ausencia. /

Dile a Narjess que debe rescatar a su víctima, /O será hallada culpable de asesinato por negligencia

De Abbas Ibn Al-ahnaf

Reíamos; nuestra risa delataba desprecio. / La gente en esta tierra debería vivir; con/ miedo./ Cuando los hombres estrechan la mano del tiempo, /el tiempo/ Los aplasta como vasos; pequeños trozos de cristal

De Abu Al-ala Al Ma’arri

Para terminar esta primera tanda os dejo con un poco de filosofía y literatura. Se trata de Utopía, (Tomas Moro). Me encantó. Mi afición por la Historia seguro que ha tenido algo que ver para quedarme fascinado por esta obra, sin duda, base de otras obras capitales que vinieron posteriormente. Con un estilo sencillo y claro nos adentramos en un mundo perfecto de la mano de uno de los pensadores más importante de toda la Humanidad.

moro3.jpg (243×300)

Y por ahora eso es todo, la segunda tanda versará sobre estos cinco libros: La colmena (Camilo José Cela); El Alquimista (Paulo Coelho); Vicente Aleixandre (Antología); El elogio de la locura (Erasmo de Rotterdam); Amuleto (Roberto Bolaño)

Artículo escrito por Juan Manuel Rodríguez de Sousa

12 comentarios:

XoseAntón dijo...

Anda que no te cuidas tú ni nada, Juanma. Entre todos, la Útopia ¿de Tomás Moro, o de la humanidad? y El elogio de la locura, si no me equivoco una carta de Erasmo dirigida al propio Tomás... ¿Sabes?, echo de menos algo de Jalil Gibran entre estos dos y las poesías árabes, creo que sería la cuadratura del círculo o la circunferencia del cuadrado; ya no sé ni lo que digo... Un placer de lecturas, amigo, un auténtico placer.

Saludos

CAS dijo...

...entre maestros es la cosa!!! me llevo datos y nombres, aprovecho todo lo bueno que nos entregas.
yo? te dejo un abrazo cariñoso, como dice un bolero: soy tan pobre que otra cosa puedo dar??

Mercedes dijo...

Me anoto ese libro de Umbral: Las ninfas, ya que lo recomiendas. Chéjov, hace tiempo que vive conmigo.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Pues no conocía a Jalil Gibran, ahora me estoy informando en la wikipedia, gracias Xosé Antón por la información.
Pero no te extraña que no esté el Marques de Sade?

Pues la verdad que sí, que es un auténtico placer leer estas obras, y lo bueno de la lectura es que nunca debes temer que estas se acabarán porque haberlas buenas, las hay. jaja.

Un beso para ti Cas, te recomiendo sobre todo a Chéjov.

Y Mercedes, Chéjov es normal que viva entre nosotros. Yo había leído algún cuento de él de esta recopilación, pero no todos, y de verdad que me parecen mejores que los de la Señora...
Disfruta de las Ninfas.

Teresa Cameselle. dijo...

Juanma, veo que tu meta en la vida es ser un erudito, pero déjale un poco de espacio a la diversión, un bestseller al año no hace daño, y en la literatura de evasión también puedes encontrar joyas sorprendentes.
Un beso.

XoseAntón dijo...

De Sade leí algunos cuentos, nada más. Me gusta su denuncia y lo bien que apunta, pero soy más de placer que de dolor; éste, ni en el sexo. Quizá a día de hoy, la crítica social y política que se le hace al poder ya esté asimilada; pero la de Sade, creo que todavía habrá que esperar para comprender si verdaderamente se trataba de un loco o un genio; en asuntos de cama todavía se apagan muchas luces.

Un abrazo

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Teresa, probé con el Alquimista... y casi me tiro por la ventana. Bueno, no lo pasé tan mal. Pero no creas que uno no se lo pasa bien leyendo a Chéjov, y por cierto, para diversión el elogio de la locura de Erasmo... me reí un montón.
PEro no temas tengo varias lecturas modernas y simpáticas: Pigmalión y otros relatos de Montalban, El porqué de las cosas de Monzo (de relatos también), y un libro de Andrés Neuman. Tres autores actuales y dinámicos.
¿Erudito? Más diría un holgazán que en vez de estudiar sólo se dedica a leer..xD

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Bueno yo creo que Sade estaba loco, pero que aparte también era un pequeño genio, y aparte tenía muy mala leche algunas veces. A ver si me leo "Los infortunios de la virtud" pero la cosa irá para largo porque tengo otras muchas lecturas pendientes.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

!Salve! Juanma. Peludo me lo pones con tanto maestro. Chéjov, ok, a ciegas, y da pa reír y pa llorar, tienes razón. Estoy contigo, la diversión es leer si te engancha, que de los clásicos,leer uno al año no hacen daño! añado: por lo menos.
Del J.L. Stevenson me gustó en plan corto: "Dr. Jekyll & Mr. Hyde".
Por mentar a otro; en la línea de Poe, Baudelaire "Flores del mal".

Bellos poemas árabes, antígua y sofisticada cultura.
El finado Umbral, lo siento, no era santo de mi devoción, aunque tuviera un estilo florido y un pensíl aún más complicado, me gustaban algunos artículos de prensa, pocos.

Te adjunto un autor para mí imprescindible, nacido en el Líbano:Amin Maalouf, y una de sus obras: "León el Africano", aquí una frase de este libro: "...no procedo de ningún lugar, de ninguna ciudad, de ninguna tribu. Soy hijo del camino, caravana es mi patria y mi vida la más inesperada travesía" Lo asumo al cien por cien.
Te saludo Juanma, estimulantes lecturas nos planteas, a ver si te sigo, lo procuraré, !salve! natalí

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Gracias Natalí por pasarte por mi blog y por esas recomendaciones, la que no conocía es precisamente la última, y es que ya han sido varios los que me han recomendado esa lectura.
Un beso,
Juanma

SeaSirens dijo...

Mi niño...me ha encantado escucharte una vez más, aunque si tengo que decir la verdad, a Chéjov nunca lo he leído, pero si a Umbral (algo en casa de mi madre, poca cosa) y no se porque me ha llamado la atención que recalques su nutrido vocabulario, porque yo soy de esas, que le encanta también, envolverse en siete vueltas, antes de llegar al desenlace y con buenas letras.
No soy mucho de cuentos ni de novela, a menos que el tema que trate, se entremezcle con la realidad, pero como tú ya sabes, si de poemas y tengo que decirte, que me han encantado los que has dejado como reseña y aún más, voy a buscar ahora mismo algo de estos poetas árabes, para enriquecerme con sus sentidos y con tu gusto...Algo haré en el Sótano del Mar, que últimamene, lo tengo algo abandonado.

Siempre es un placer aprender con tus quehaceres y me encanta.
Nunca te pierdo de vista.
Tú ambién nutres mi vida.

Un beso muy fuerte siempre.

SeaSirens.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Bueno, si no conoces a Chéjov tienes que ir a por él. En cualquier biblioteca lo tendrán, y casi en cualquier libreria que se precie.
Ya sé que tú eres poética ante todo, esperaré esos versos en tu sótano. Nos nutrimos mutuamente, y eso es bonito. Gracias Sea por pasarte por aquí.
Un beso,
Juanma